Miosis: ¿Sabes de qué color son tus ojos realmente?

Posted by Punto&Fusa

Los seres humanos somos como máquinas perfectas, donde cada parte diseñada, tiene un propósito específico. Uno de los elementos más importantes y a la vez más delicados, son los ojos. Ventanas del cuerpo que nos permiten ver, percibir formas, tamaños y colores.

A través de ellos nos podemos comunicar visualmente. Y la ausencia, falla o desgaste de este órgano tan preciado nos genera grandes dificultades a la hora de desenvolvernos en las labores de la vida cotidiana. A medida que avanza la persona en edad es casi imposible evitar el desgaste de éste sentido, hay factores externos, ambientales y biológicos que afectan incluso a personas de corta edad, originando una serie de enfermedades y padecimientos.

Como los ojos son un órgano visual que se encarga de detectar la luz, para luego transformarlas en señales eléctricas que van al cerebro.

Son muy susceptibles a la cantidad de energía que reciben, le afecta cuando es muy poca y también cuando es demasiada, ambos casos generan problemas visuales, de los cuales se hablará de la miosis, uno de los padecimientos que se pueden llegar a  originar, en el siguiente post.

¿Qué es la miosis?

Miosis es  un término que proviene del griego muein, que significa cerrar los ojos. Es usado en el área de la  medicina para describir una reducción que se produce en la pupila del ojo cuando la cantidad de luz que entra aumenta, éste fenómeno se genera como respuesta al estímulo, para  disminuir la cantidad de luz que está ingresando. También puede ser causada como reacción al uso de fármacos o drogas.

Causas de la miosis

Como se ha mencionado anteriormente la miosis puede originarse debido a tres motivos diferentes, entre las cuales se encuentran:

Causas fisiológicas:

Son aquellas que se generan de manera natural. Cuando la pupila disminuye su tamaño en respuesta a la percepción de una gran cantidad de luz. Esta reacción es completamente normal, y no indica ninguna señal de desgaste o padecimiento.

Causas patológicas:

En este caso, la miosis se origina, producto de algún tipo de enfermedad o padecimiento crónico que afecta a la persona y puede  llegar a comprometer la vista. En este grupo se pueden mencionar los siguientes:

Edad avanzada:

A medida que pasan los años, la vista inevitablemente puede llegar a ser afectada y en consecuencia se origina este tipo de reacciones involuntarias, pero ya no de una manera que se puede considerar normal. Al contrario, es un padecimiento, denominado miosis senil, que origina en  la mayoría de los adultos mayores grandes dificultades para ver de noche, ya que su pupila es de menor tamaño de lo que debería ser.

Microcoria:

Es el padecimiento genético, cuando la persona desde el nacimiento viene con la pupila de menor tamaño, y puede generar problemas de visión.

Uveítis:

Se produce debido a una inflamación en la capa del ojo, que tiene la función de transportar la sangre a la retina. Y esto genera la miosis.

Síndrome de Horner:

Por motivo de un traumatismo en algunos nervios de la cara, se puede originar una lesión en el ojo, que cause la miosis. O bien, se puede mencionar que sus causas también pueden ser congénitas.

Hemorragia intracraneal:

Es una  hemorragia dentro del graneo que se puede originar en el puente tronco-encefálico, llamado también puente de Varolio o protuberancia anular.

Miosis espasmódica:

Se produce debido a una  irritación en el nervio motor ocular común.

Tumor de Pancoast: 

Un tumor atípico de pulmón que causa daño al trayecto de nervios simpáticos del iris.

Enfermedades neurológicas:

como los tumores en el cerebro, son capaces de modificar la situación normal de las pupilas, creando, incluso, tamaños diferentes en cada uno de los ojos. Al que aumenta de tamaño, es decir sufre el fenómeno contrario al que causa la miosis,  se le conoce con el nombre de midriasis.

Miosis Espinal:

Se produce por lesión en la médula espinal.

Causas emocionales:

Puede ser originadas por cambios en el estado de ánimo, generalmente si se dan de manera brusca, y puede estar asociada a sentimientos de enojo frustración y tristeza.

Causas derivadas de los fármacos:

La miosis se origina debido al consumos de medicinas prescritas o auto medicadas, como forma de tratamiento para controlar algún padecimiento o simplemente, son sustancias ilícitas como drogas y estupefacientes, los cuales generan reacciones en el sistema nervioso y pueden afectar al órgano visual. Estas reacciones son notorias a simple vista y originadas por productos como:

  • Fármacos que estimulen el sistema nervioso, como la acetilcolina.
  • Nicotina en cualquiera de sus presentaciones y productos, sea en cigarrillos, hojas de tabaco y/o gomas de mascar.
  • Las drogas anticancerígenas que se utilizan en quimioterapias.
  • Drogas que tienen efectos analgésicos y anestésicos como heroína, morfina, metadona, y otras.
  • Haloperidol, risperdal y demás fármacos usados como antipsicóticos y neurolépticos generalmente usados en pacientes con trastornos psiquiátricos.

Síntomas

Si la causa es debido al consumo de medicinas prescritas o tienen su origen en enfermedades neurológicas se pueden considerar los siguientes:

  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Ataques de ansiedad y delirio, en caso de llegar al punto de adicción al medicamento que consume.
  • Náuseas y vomito.
  • Mareos y pérdidas de conocimiento.
  • Puede afectar la visión, causar molestias como enrojecimiento, ardor,  lagrimeo, sensibilidad a la luz o inflamación.

Tratamiento para la Miosis 

La miosis no es considerada una enfermedad, por lo tanto no se dispone de un tratamiento para su control. Sin embargo puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente.

Y es recomendable no pasar por alto ésta reacción que puede ser el aviso  antes de desencadenar una reacción peor.

Si se observa la disminución el tamaño en la pupila y ésta a su vez viene acompañada de los síntomas que se describieron anteriormente y no es por causas normales, lo más recomendable es asistir al médico o oftalmólogo para obtener un diagnostico especifico y prevenir un daño mayor.

Fuente: curiosidiario.es

Compartir este artículo