Plazas del Mundo

Posted by Punto&Fusa

Son el alma de la ciudad, escenario de sus momentos más intensos. Algunas plazas de esta pequeña selección son las más grandes, otras las más bellas, y otras las que albergan un mayor movimiento urbano, y todas ellas son una visita imprescindible en nuestros viajes.

PLAZA ROJA DE MOSCÚ.

Con el gran Kremlin a un lado, la catedral de San Basilio enfrente, y los almacenes GUM, el mausoleo de Lenin y el Museo de Historia cerrando el recinto, esta gran plaza rusa tiene una plasticidad incomparable, además de ser un compendio de la historia del país de los últimos diez siglos. La denominación «roja» procede de la palabra rusa Krásnaya (rojo) que significa bonita. Sus medidas son impactantes: 330 metros de largo y 70 m de ancho.

PLAZA DEL ZÓCALO, MÉXICO DF.

Aunque su nombre oficial es Plaza de la Constitución, se conoce en todo el mundo como la plaza del Zócalo por la gran peana que se construyó en el centro que originariamente debía servir para instalar un monumento a la independencia del país que nunca se erigió. Levantada sobre el templo mayor de los mexicas, fue el centro de la ciudad virreinal que creció en los tiempos de la colonización española con la catedral Metropolitana o el Palacio Presidencial como dos de sus más importantes edificios. Sus medidas (195 metros de largo por 240 de ancho) no desmerecen su importancia vital y hoy, como antaño, sigue siendo un vibrante núcleo de la ciudad, escenario de sus acontecimientos más importantes.

PLAZA SAN MARCOS, VENECIA.

Es difícil imaginar un conjunto más armónico que esta plaza majestuosa que alberga a su alrededor edificios tan bellos como la basílica de San Marcos, el Campanile y el Palazzo Ducale. El entorno tampoco desmerece, con el Gran Canal bañándola suavemente, el puente de los Suspiros y señoriales edificios de alrededor en cuyos bajos se alinean cafés con historia y tiendas a la última. Napoleón dijo que la plaza de San Marcos era «el salón más bello de Europa», admirarla desde lo alto del Campanile, lo confirma.

PLAZA DE SULTANAHMET, ESTAMBUL.

El camino entre la Mezquita Azul (de Sultanahmet) y la de Santa Sofía es una maravilla en si mismo, lleno de vida, fuentes, flores fragantes y puestos de comida humeante. Corazón del Imperio bizantino, en las noches de verano se convierte en el jardín de la ciudad, sus banco se llenan de familias que acuden a sentir el aire fresco del mar mientras se se representa la historia de la ciudad en un maravilloso espectáculo de luz y color.

DJEMAA EL FNA, MARRAKECH

 

No hay ninguna otra una plaza que albergue más vitalidad, ni comprenda de mejor las tradiciones y costumbres de un país. Declarada Patrimoio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, en Djema el Fna se citan encantadores de serpientes, aguadores, cuenta cuentos, acróbatas y vendedores de cualquier cosa. A su alrededor, coronando los edificios aledaños, deliciosas terrazas para contemplar el espectáculo desde lo alto mientras se degusta una buena «tajine» o un té a la menta. El alminar de la Koutubia lo preside todo, abocado a este gran espacio flanqueado por los zocos de la medina, restaurantes y puestos de comida que al anochecer llenan el espacio de sugerentes aromas. 

 Fuente: National Geographic ES