La Brújula

Posted by Punto&Fusa

El instrumento de orientación que ayudó a descubrir continentes y lugares inexplorados, ahí recae la importancia del invento de la brújula, que sirve para señalar el norte magnético de la Tierra.

Origen de la brújula

El lugar donde se inventó la brújula es China. ¿Cuándo? se sabe que en el siglo IX pero no se sabe con precisión. Las primeras brújulas eran hechas con una aguja imantada flotando en una vasija con agua, luego para reducir su tamaño y uso se cambió la vasija de agua por un eje rotatorio, añadiendo la “rosa de los vientos”, la cual sirve de guía para calcular direcciones.

Cómo funciona la brújula

En la Tierra existe un gran campo magnético que la rodea, es grande pero no tan fuerte, por lo que la brújula utiliza agujas muy sensibles al movimiento, la cual contiene dos partes: una policromada en rojo y la otra en negro o blanco



La parte roja siempre apunta al Norte magnético de la Tierra, que es diferente en cada zona de la Tierra y diferente del Norte geográfico que se encuentra en el Polo Norte.

Las brújulas nos se pueden usar en el Polo Norte y tampoco en el Polo Sur, debido a la convergencia de las líneas de fuerza del campo magnético terrestre, que anulan su funcionalidad, por lo que es incapaz de señalar correctamente el Norte.

Por qué se llama brújula

Cuando entró la brújula a Europa en el Renacimiento durante el siglo XIV, los europeos pensaban que se trataba de una brujería, por eso la llamaron brújula, diminutivo de bruja. Hasta mediados del siglo XIX, en Europa seguían creyendo que la aguja de la brújula apuntaba al Norte porque ahí había una gigantesca montaña de hierro o magnetita en medio de una isla imaginaria que la llamaron Rupes Nigra, y que era esto lo que atraía uno de los lados de la aguja.